Artículo

Apoyo internacional a Hamma Hammami y Radia Nasravi de Tunez

La seguridad de Hamma Hammami debe ser garantizada y la huelga de hambre de Radia Nasravi debe terminar.

 

Reproducimos declaración de solidaridad del EMEP de Turquía.

 

El gobierno tunecino resolvió remover la policía encargada de la seguridad de Hammami, portavoz del Frente Popular de Túnez y líder del Partido de los Trabajadores, que continúa recibiendo amenazas de muerte. Desde el EMEP condenamos firmemente está decisión, el gobierno de este país será el responsable de cualquier atentado contra la vida Hammami.

Hammami es el portavoz del Frente Popular y el líder del Partido de los Trabajadores del Túnez. La decisión de remover a los guardaespaldas de policía que protegen su vida es una decisión política.

La decisión política orquestada por los colaboradores del imperialismo de dejar sin seguridad a Hammami es un ataque contra el Frente Popular y contra toda la oposición democrática. Ya Chokri Belaid y Mohamed Brahmi, fundadores y ex portavoces del Frente Popular, han sido asesinados por militantes fascistas, que aún no han sido capturados, o más bien el gobierno no ha querido encontrarlos.

El Partido de los Trabajadores de Túnez, del que Hammami es dirigente, jugó un papel determinante en la revolución tunecina, por esto un ataque contra este Partido y contra el Frente Popular es un ataque contra la revolución democrática tunecina.

La remoción de la policía encargada de proteger a Hammami, blanco de todos los reaccionarios, significa poner en la mira de los contrarrevolucionarios a todos los logros de la revolución demóctarica tunecina.

Las fuerzas democráticas de Túnez exigen que se garantice la vida de Hammami. Radia Nasravi, esposa de Hammami, abogada y reconocida defensora de los derechos humanos, está desde el 11 de julio en huelga de hambre exigiendo la provisión de seguridad para Hammami.

El 1 de agosto una delegación de derechos humanos  se reunió con el presidente tunecino y el 8 de agosto con el Ministro de Interior, para discutir la protección de Hammami y el fin de la huelga de hambre de Nastavi, pero sin resultados.

Como EMEP, condenamos enérgicamente la decisión del gobierno tunecino y lo hacemos responsable de cualquier ataque contra la vida del dirigente Hammami.

Llamamos a todos los partidos y organizaciones revolucionarias del mundo a defender y respaldar a Hammami.

Todas las fuerzas democráticas deben presionar al gobierno tunecino para que restablezca la protección a Hammami.

La vida de Hammami debe asegurarse y la huelga de hambre de Radia Nasravi debe terminar.

Emek Partisi

Partido del Trabajo Turquía

 

Ven y comenta