Artículo

Circula Agenda de la Mujer Dominicana, 2016

Virtudes Alvarez, (editora)  Agenda de la Mujer Dominicana 2016: Homenaje a Carmita Landestoy

 

Intervención íntegra como Presentación de la septima edición.

La Agenda de la Mujer Dominicana, 2016 está en sus manos y el tema no podía ser mejor que mujer y literatura. Esa es una combinación tan especial ¡que sirve hasta para la salud! Porque es la magia que relaciona la mujer con la palabra y las letras en su correcto uso; y como para que el tema se supere a sí mismo, es la séptima edición; el místico número siete, presente durante milenios en los códigos de creencias populares en casi todas las culturas.

Gracias reiteradas a las personas que cada año hacen posible la publicación, que no es la agenda de Virtudes como debo aclarar con frecuencia; es la agenda elaborada por mujeres y hombres de distintas generaciones y sectores sociales, del país y de otras latitudes. Alguien debe coordinar el esfuerzo colectivo, y esa tarea me corresponde. Al menos por ahora.

Confieso que he disfrutado cada párrafo contenido en el presente trabajo y reafirmo admiración hacia esas mujeres y hombres que tienen el privilegio de escribir y escribir bien; de parir poemas, novelas, cuentos, fábulas, relatos, etc. Son portadores de unas cualidades excepcionales en algunos seres humanos y merecen todo mi respeto, especialmente cuando sus inspiraciones están al servicio de una mejor humanidad. Algún día la literatura inspirada en los valores universales deberá tener un lugar de mayor preponderancia en el sistema educativo nacional y entonces el país será distinto. ¡Para bien de todas y todos!

Conocemos que las características de la Agenda de la Mujer Dominicana, impiden entrar en definiciones sobre la literatura, sus objetivos e historia; componentes y técnicas en cada uno de sus géneros; movimientos literarios y publicaciones especializadas nacionales e internacionales, entre otros aspectos muy importantes de ese vasto mundo.

Las y los colaboradores de la presente edición han puesto pasión y compromiso en cada idea plasmada y en cada segundo dedicado para lograr este resultado. ¡Valió la alegría hacerlo! En algunos casos se trata de reflexiones en entrega especial, en otros, trabajos ya publicados y que por su elevadísima calidad y vigencia reproducimos.

Son mujeres consagradas a las letras unas, nobeles otras, de aquí y de allá; de las nuestras de la diáspora, y las nos permiten el privilegio de la cercanía física; mujeres de distintas latitudes, clases y sectores sociales, tendencias ideológicas y generaciones que nos que un hilo común: Todas queremos un mundo mejor.

Igual agradecimiento a quienes autorizaron la reproducción de sus trabajos o de sus parientes ya publicados por otros medios, y para quienes por cualquier razón no pudieron autorizarlos, me declaro culpable del hurto de un verso, un poema, algún análisis o crítica literaria con sus respectivos créditos; lo he hecho con el solo objetivo de que el conocimiento y la inspiración sean colectivas.

La Agenda de la Mujer Dominicana, 2016. Mujer y Literatura, ¡tiene una dedicatoria especial. Es inusual, pero es! A Carmita Landestoy, dominicana (banileja), periodista y escritora. Estudió en la Escuela de Filosofía de la Universidad de Santo Domingo.

De su existencia conoce un reducido núcleo de intelectuales en el país, pero casi desconocida por la comunidad académica y el movimiento de mujeres y feminista; y peor, hasta en su pueblo natal donde ni una calle lleva su nombre.

¿Quién es Carmita Landestoy? La autora de Yo También Acuso, el primer libro publicado para denunciar los abusos y crímenes del dictador Rafael Leonidas Trujillo Molina (1930-1961). Fue editado en el 1946 en la ciudad de Nueva York. Una segunda edición en Cuba (1946) y una tercera (2011) por el Archivo General de la Nación (AGN). Fundó la revista Hogar y el periódico Predica y Acción; hizo otras publicaciones, Temas históricos, y Libro de lectura, dirigido a la educación de los niños. Defensora de los derechos humanos y de las mujeres en particular.

Que fuera el primer libro en tal propósito es para reconocerlo y difundirlo. Que lo escribiera una mujer en un contexto social y político reservado a los hombres, es mayor el mérito. Y muchísimo más noble y meritorio es si esa mujer que estaba al servicio de la dictadura, rompió con el régimen de terror y lo denunció en tribunas internacionales.

Quienes luchamos por la democracia, el respeto a las libertades democráticas, los derechos humanos, económicos y culturales, estamos en deuda con esta escritora dominicana. Lo menos que podemos hacer hoy, a 70 años de la primera edición de Yo También Acuso es reconocer y difundir su valentía al renunciar y denunciar la sangrienta dictadura poniendo en riesgo su vida y la de su familia. Ella estaba consciente de las consecuencias de sus actos y no dudó en hacerlo. ¡Y lo pagó muy caro! Terminó su vida en el ostracismo y el abandono en la ciudad que le dio la gloria histórica de ser la primera en escribir, publicar y desafiar el poder de uno de los peores tiranos del continente.

En el sencillo homenaje de estas palabras y la portada que ilustra esta edición 2016, de Agenda de la Mujer Dominicana, ¿qué quiero reivindicar de Carmita Landestoy? que ella con su valentía demostró ¡que los seres humanos siempre podemos cambiar para mejor! Que siempre podemos crecer en dignidad y humanismo.

Es de justicia reconocer la labor y esfuerzos permanentes del Centro Cultural Perelló en Baní y de su directora Julia Castillo, para que el pueblo dominicano conozca que desde la literatura y el periodismo, Carmita Landestoy lanzó la primera piedra contra la dictadura de Trujillo… y después de ella fue Jesús de Galíndez, y luego otras, otros y otros.

Pero vaya paradoja, la anónima, la desconocida es ella. ¿Por qué, pese a que fue la primera? ¿Por ser mujer? ¿Por el conservadurismo prevaleciente en la sociedad dominicana? Por las razones que sea, no dudemos en impulsar un acto de desagravio histórico a esa mujer que no hizo cálculos al momento de ser la primera que desde lo que sabía hacer, escribir, enfrento la dictadura trujillista.

Para finalizar, nuestro más profundo agradecimiento por su presencia y aportes a Abril Troncoso, Ángela Hernández, Aurora Arias, Argénida Romero, Bienvenida Mendoza, Chiqui Vicioso, Carmen Brito Báez, Carmen Sánchez, Cándida Anelsa Vásquez, Claribel Díaz, Camelia Michel, Daisy Cocco De Filippis, Delia Blanco, Denisse Español, Doris Melo Mendoza, Elsa Catalina Ramírez Emilia Pereyra, Farah Hallal, Jael Uribe, Jeannette Miller, Karina Rieke, Ligia Minaya, Lourdes Batista Jackab, Libi Ng, Marianne Tolentino, María Amalia León, Margarita Cordero, María Hortensia Cruz, Martha Rivera Garrido, Máxima Hernández, Mélida García, Niurca Herrera, Rita Indiana Hernández, Rosa Silverio, Rosa Bretón, Sally Rodríguez, Soledad Álvarez, Virna García, Ylonka Nacidit Perdomo, Ynoemia Villar, y otras.

Y a Mairandy Arias Valdez, la más joven de todas nuestras protagonistas, con solo 11 años de edad, fue la ganadora del segundo lugar del “II Certamen Literario Infantil Juvenil” del Centro Cultural Perelló, Baní.

Desde cualquier lado del mar gracias a Nurya Gonzalez Ruíz y Ligia García (Guatemala); a Agnes de M, Ana Gómez y Juanjo Hernández  (Islas Canarias), Arlene Carballo (Puerto Rico),  y Marcia Alvarez Vega (Chile) por ser parte viviente de las siempre presentes Gabriela Mistral, Fadua Tuqan, Flora Nwapa (África) y la inmensa Frida Kahlo, entre otras y otros.

Por razones obvias, mención especial a Salomé Ureña, la voz más alta de la literatura dominicana en el siglo XIX y en tanto mujer de la intelectualidad comprometida con su pueblo en el mismo período.

A Camila Henríquez Ureña, Aida Cartagena Portalatín y Carmen Natalia Martínez Bonilla las nunca suficientemente reconocidas; las pocas veces conocidas entre nosotras y a veces hasta las intencionalmente olvidadas por la ignorancia, el revanchismo de clases o los prejuicios de distintas índoles.

Mención especial a las tres únicas ganadoras del Premio Nacional de Literatura: Hilma Contreras, María Ugarte y Jeannette Miller.

Agradecimiento por su apoyo y complicidad permanente a nuestros hombres que siempre nos apoyan. Ellos hacen literatura y hablan de las mujeres que hacen literatura. Desde nuestro René del Risco Bermúdez y su “Primavera para el Mundo” un himno al amor, del compromiso y la esperanza; Vinicio Echavarría y Héctor Jiménez, autores de letra y música del himno del Movimiento Revolucionario del 14 de Junio; a Miguel Ariza, Son Will y Enmanuel Díaz Santiago. Varias generaciones y un propósito lleno de letras y sentimientos que nos ayudaran a cambiar el mundo para mejor.

 

Gracias al compañero Manuel Salazar, por siempre creer, estar ahí y nunca fallar. A los demás compañeros y compañeras que sin proponérselo, su presencia permanente los convierte en coeditores/as de esta nueva entrega de la Agenda de la Mujer Dominicana. 2016. Mujer y literatura.

Buen provecho.

 

Virtudes Álvarez

Editora.

 

Ven y comenta