Artículo

Este 4 de julio, va por ellas

4 de julio 1776-2019, va por ellas, a las que el capitalismo no podrá robarle la alegría

 

Por Virtudes Álvarez.

 

A Elizabeth Cady Stanton y Lucretia Mott. Las transgresoras

 

Se impide a las mujeres estadounidenses crecer hasta alcanzar su capacidad humana total. Este problema sin nombre... es más grave para la salud física y mental de nuestro país que cualquier enfermedad conocida. (Bethy Friedan, EE.UU, 1921-2006).

 

Estados Unidos de América celebra hoy otro aniversario de su Declaración de Independencia del Reino de Gran Bretaña (1776). Esta reflexión va por las transgresoras de su cultura política tradicional de dominación clasista y patriarcal; por las protagonistas en sus gestas libertarias; por las revolucionarias, antimperialistas y comunistas de siempre. Un homenaje a las mujeres destacadas en las luchas del pueblo y la clase trabajadora estadounidenses; especial mención a las abolicionistas, a las solidarias internacionalistas.

 

Este 4 de julio es oportunidad para un acto de desagravio a las mujeres de la resistencia estadounidenses que con sus prácticas de vida dejaron huellas y marcaron pautas para otras miradas a la vida y a la sociedad en general, por ejemplo Elizabeth Cady Stanton (1815-1902) y Lucrecia Mott (1793-1880) abolicionistas y precursoras de la lucha por los derechos civiles y políticos de las mujeres de esa nación.

 

Con ellas, reconocimiento a las victimas de los intereses y las pugnas inter imperialistas. Los pueblos de EE.UU han demostrado su amor a la paz y la libertad; hablan de ello sus luchas contra la esclavitud, el racismo, la xenofobia, homofobia, la segregación por diferencias religiosas, la explotación patronal y la guerra. Sus luchas son casi desconocidas en el exterior, entre otras razones, por la censura informativa impuesta por las corporaciones de los medios de comunicación.

 

Este 4 de julio va por sus luchadoras y las migrantes en USA. Allá están hoy con su colorida fiesta (desfile militar incluido). Millones de personas que han corrido, nadado, volado y saltado montañas tras su derecho a Ser y existir con dignidad. Y entre esos millones no solo están quienes fueron por un trozo de pan y un techo negados en sus países saqueados por las grandes potencias imperialistas, sino también, quienes llegaron detrás de sueños profesionales o existenciales. Quienes desde sus originarias tierras cargaron experiencias de lucha y resistencia en sus espaldas jorobadas y mojadas, ya por el río Bravo o por el canal de la Mona, y se llevaron además de su miseria material, el dolor de la guerra y la represión política. A ellas dedico esta reflexión. A las nuestras allá. A las que no han podido robarle el sueño de regresar mejor.

 

¡Este 4 de julio, va por ellas! Por las nativas transgresoras de los valores imperialistas; muchas son las más pobres entre los pobres, por su triple condición de trabajadoras, negras y migrantes; por las otras, las académicas, científicas, artistas y religiosas que hicieron resistencia a la esclavitud y toda forma de opresión.

 

¡Va por ellas! Por las víctimas del consumismo y de la otra versión de la esclavitud: el mercado y sus ataques, expresado desde los medios de comunicación con sus permanentes mensajes de alienantes contenidos que marcan la piel y el pensamiento dejándolas indiferentes ante el despojo de sus más elementales derechos como seres humanos.

 

¡Va por ellas! Por las indocumentadas (no ilegales); por las víctimas de la violencia policial y racial; por las que mueren en las emergencias hospitalarias porque les han negado el derecho a la salud, o por los sobrados sentimientos racistas y clasistas.

 

¡Va por ellas! Por las que mueren en la indigencia total víctimas del crudo invierno, porque no pudieron pagar la factura eléctrica para la calefacción. Por las que mueren víctimas de la aplastante fuerza de la infelicidad y soledad que le agobió desde la cuna hasta la tumba.

 

Va por los miles de mujeres que en EE.UU cada año decide terminar su vida al no resistir el dolor por perder el hijo, esposo, novio o hermano en guerras planificadas para que crezca la fortuna de unos pocos; por las que decidieron terminar su vida porque con las hipotecas perdieron su vivienda; va por las que se perdieron en el falso refugio de las drogas al no encontrar un hombro donde recostar su cabeza cuando quedaron desempleada, abandonadas y sus criaturas sin un vaso de leche.

 

¡Este 4 de julio, va por ellas!

Por las que el capitalismo no podrá derrotar: las optimistas, las que hacen que la vida merezca ser vivida. A las que el capitalismo no podrá robarle la alegría.

 

Sin menoscabo de otras, mi reverencia ante la memoria las mujeres iconos de la resistencia de los pueblos de EE.UU, con las que más allá de las diferencias ideológicas o políticas merecen el reconocimiento general: Rosa Park, Angela Davis, Bethy Friedan, Maya Angelous, Sarah Moore Grimké, Angelina Emily Grimké y Susan B. Anthony...

Ellas sintetizan, sin quizás, generaciones de luchadoras en contextos políticos e históricos diferente en Estados unidos, a los símbolos de la lucha anti esclavista, el derecho al voto universal de las mujeres, de las persona negras, de las trabajadoras del 8 de marzo del 1857, de la clase trabajadora del 1 de mayo del 1886 en Chicago

Este 4 de julio, va por ellas! Y transformaremos el mundo!

 

Ilustración tomada de https://theredphoenixapl.org/2017/07/30/capitalism-is-the-oppression-of-women/

 

Ven y comenta