Artículo

Manifiesto de trabajadoras caribeñas y latinoamericanas

Quito. Integrantes del comité preparatorio  del encuentro caribeño y latinoamericano de trabajadoras, Brasil, 2021, marchan en las calles de la capital ecuatoriana.

 

 

Trabajadoras latinoamericanas y caribeñas, avanzamos junto a los obreros, en la lucha contra las políticas capitalistas-imperialistas de bajos salarios, agotadoras jornadas de trabajo, negación de la libertad sindical y toda forma de opresión.

 

 

Mujer Plural reproduce íntegro, el Manifiesto de las trabajadoras  en el Día Internacional de la Clase Obrera, el pasado del Primero de Mayo.

 

 

El Primero de Mayo, Día Internacional de las y los Trabajadores es la conmemoración por excelencia del movimiento obrero mundial. Desde su creación en la mayoría de los países por acuerdo del Congreso Obrero Socialista, celebrado en París en 1889, se define como una jornada de lucha reivindicativa y de homenaje a los mártires de Chicago, sindicalistas ahorcados en Estados Unidos a causa de su lucha por una jornada laboral de 8 horas, que tuvo su origen en la huelga y la revuelta de Haymarket iniciada el 1 de mayo de 1886.

 

En estos episodios las mujeres jugaron un papel preponderante representadas por las viudas que, encabezadas por Lucy Parsons, mostraron la injusticia que se cometía contra los cuatro líderes ajusticiados. Es importante ubicar este contexto del pasado para comprender la trayectoria del desarrollo de la mujer en el mundo, en América Latina y el Caribe, donde junto con los obreros y los trabajadores arrecian la lucha contra las políticas capitalistas-imperialistas de rebaja de salarios, carestía, desempleo, hambre y más largas y agotadoras jornadas de trabajo.

 

A lo largo de nuestra historia a las mujeres del pueblo les ha correspondido encontrarse cara a cara y combatir la miseria indescriptible, rodeada de escombros y ruinas, les ha correspondido llorar a sus hijos, hermanos, compañeros y padres que han sacrificado sus vidas ante los genocidios desencadenados por el capitalismo que utiliza varias figuras del terrorismo de Estado para afianzarse en el poder.

 

Se lucha en el día a día por la democracia para los trabajadores, para las masas oprimidas, para las mujeres, es decir la democracia para la mayoría del pueblo, en contra dela democracia burguesa que explota, subyuga y oprime a favor del capitalismo, de los explotadores y los ricos de América Latina y el Caribe.

 

La difícil situación de la mujer trabajadora demuestra con particular relieve las frases pomposas, de la palabrería solemne, de las promesas rimbombantes, (como las cuotas en los cargos públicos), de las consignas de libertad e igualdad, contra la violencia de género desde el Estado burgués defensor del patriarcado, pero en la práctica no se le da soluciones estructurales y al final todo ello busca ocultar la falta de libertad y la desigualdad de la mujer que le permita a las mujeres vincularse a lo público, participar activamente en la vida sindical, laboral, sin los obstáculos que infringen la igualdad y la equidad.

 

No puede haber, ni hay, ni habrá “libertad” verdadera mientras los “privilegios” que la ley concede a los hombres, impidan la libertad de la mujer; mientras el obrero no se emancipe del yugo del capital, mientras el campesino trabajador no se libere del terrateniente. Para lograr lo anterior se debe incorporar las mayorías de las masas explotadas a la lucha política, pero ello es imposible sin incorporar a las mujeres, porque bajo el capitalismo, la mitad femenina del género humano está doblemente oprimida.

 

Las obreras y las campesinas son oprimidas por el capitalismo y además se le niega la igualdad con el hombre en relación con las leyes, salarios y oportunidad en los mismos cargos, y en segundo lugar se permanece en la “esclavitud casera”, viven agobiadas por la labor doméstica-mezquina, ingrata, dura- que aleja a la mujer de los procesos sociales, sindicales y políticos.

 

Las mujeres de América Latina y el Caribe le apuestan a seguir construyendo procesos que logren formar una individualidad capaz de protestar contra toda servidumbre, que puedan ser consideradas mujeres activas, en plena posición de sus derechos y que conscientemente le aporten a la colectividad y a su clase. La tarea principal del movimiento obrero femenino consiste en la lucha por la igualdad política, económica y social de la mujer y no sólo por la igualdad formal.

La misión es incorporar a la mujer al trabajo social productivo, arrancarla de la “esclavitud del hogar” y liberarla de la subordinación-embrutecedora y humillante.

 

 

Este Primero de Mayo nos llama a recordar que la lucha irreconciliable capital-trabajo ahonda la desigualdad por razones de género que tiene raíces estructurales en la división clasista de la sociedad y en la explotación de los seres humanos por el capitalismo, profundizado el flagelo del modelo neoliberal que afecta a hombres y mujeres que están en el mundo del trabajo asalariado, pero fundamentalmente a las mujeres que son las más afectadas.

 

 

Las mujeres del pueblo en América Latina y el Caribe enarbolamos banderas de lucha que confrontan a los agentes del capitalismo para lograr cambios en la realidad material de los millones de mujeres trabajadoras del campo y la ciudad, de las jóvenes estudiantes y habitantes de los barrios populares, de las mujeres que están asumiendo la difícil tarea de ser cabezas de familia. Además las mujeres nos atrevemos a romper barreras para vincularse al mundo de lo público y así lograr un desarrollo humano, político, social y cultural.

 

Desde la realidad de la diversidad de los movimientos de mujeres en América Latina y el Caribe llamamos a la unidad para fortalecer la lucha contra las fuerzas del Capitalismo y sus agentes, en la búsqueda de lograr la igualdad de la mujer como un derecho inalienable, y elaborar planes conjuntos que fortalezcan los procesos de las mujeres en los diferentes rincones del planeta pero especialmente en América Latina y el Caribe.

 

¡Por el derecho de las mujeres a desarrollar de manera libre y democrática sus actividades como dirigentes políticas, sociales y sindicales que viva el Primero de Mayo solidario y combativo!

 

Comité Internacional Preparatorio el 3er. Encuentro de Mujeres De América Latina y el Caribe -Brasil 2021.

Fuente:

LUCHA, órgano central del Partido Comunista del Trabajo (PCT)• Santo Domingo, R. D. • abril 2019 • N.º 361

Ven y comenta