Artículo

USA impone al mundo métodos de guerra no convencional

USA impone al mundo la guerra no convencional

                   Milagros C. Soto Agüero, embajadora de Cuba en República Dominicana

 Cuba seguirá echando su suerte con los pobres de la tierra y apostando a un mundo más justo, multipolar y de paz. 

 

Santo Domingo. El pasado 28 de abril se dieron cita en la capital dominicana centenares de activistas politicos y sociales de distintas tendencias tendencias ideológica  y sectores sociales, para conmemorar  el 54 aniversario de la intervención militar norteamericana a República Dominicana (1965); en solidaridad con la Revolución Bolivariana de Venezuela y para demandar la libertad del ex presidente de Brasil, Ignacio Lula da Silva. 

Presidieron el acto representantes del Partido Comunista del Trabajo (PCT), Partido de los Trabajadores DOminicanos (PTD),  Movimiento de Izquierda Unidad (MIU), Alianza País, partido Frente Amplio, Movimiento Patria para Todos, Alianza por la Democracia, Movimiento Popular Dominicano y Fuerza de la Revolución, quienes estuvieron acompañados de José Ernesto -Gordo- Oviedo Landestoy  histórico izquierdista dominicano, así como  Ali de Jesús Uzcategui Duque  y Milagros Carina Soto Agüero, Embajadores de Venezuela y Cuba respectivamente en la República Dominicana.

 

Presentamos íntegra la intervención de la Embajadora de Cuba en República Dominicana, Milagros Carina Soto Agüero:

Saludos

Agradezco la solidaridad permanente de ustedes con la Revolución Cubana, con el pueblo cubano.

Una mirada al panorama mundial nos muestra como crecen cada día las amenazas a la paz y la seguridad internacionales, se aplican métodos de guerra no convencional, se acrecientan las violaciones a la soberanía de los Estados, las políticas de dominación con el empleo de la fuerza; el quebrantamiento del Derecho Internacional, la ruptura amenazadora y arbitraria de tratados internacionales, y se multiplican las guerras comerciales y la aplicación de sanciones unilaterales.

 

En particular, nuestra región está siendo escenario de esas persistentes amenazas, incompatibles con la “Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz”, firmada en La Habana por los Jefes de Estado y Gobierno, en 2014, en ocasión de la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños.

Están en práctica métodos de guerra no convencional para impedir la continuidad o frenar el regreso de gobiernos progresistas, y se han promovido procesos judiciales amañados y motivados políticamente, campañas de manipulación y descrédito contra dirigentes y organizaciones de izquierda, como la que logró encarcelar al compañero Lula da Silva impidiendo su segura victoria en las elecciones presidenciales brasileñas.

Venezuela, Nicaragua y Cuba son en este momento las naciones cuyos procesos políticos no aceptan los monroístas del imperio. A la hermana Venezuela se le aplican cada día nuevas y más criminales sanciones, despiadadas agresiones como las que ha estado sufriendo mi país, Cuba, desde el mismo triunfo de la Revolución.

Inescrupulosas fuerzas imperiales están acusándonos de ser responsable de la firmeza del gobierno y el pueblo bolivariano y chavista que defiende su soberanía, y utilizan esas mentiras como pretexto para aplicarnos nuevas sanciones que pretenden, una vez más, poner de rodillas a la Patria de Martí y Fidel. No lo lograrán!

Sanciones que dirigen a reducir aún más el muy limitado intercambio comercial y a atacar específicamente el sector financiero cubano. Persiguen, con una marcada pretensión extraterritorial, perjudicar a entidades y empresarios de terceros países si ejercen su derecho legítimo a desarrollar relaciones comerciales y de inversión con Cuba.

Buscan también limitar los vínculos de los residentes cubanos en los Estados Unidos con su país de origen y cortar en todo lo posible los contactos personales entre los ciudadanos de los dos países.

Pero Cuba no va a cejar en el empeño de seguir solidarizándose con las causas más nobles de nuestros pueblos de América, seguirá echando su suerte con los pobres de la tierra y apostando a un mundo más justo, multipolar y de paz.

Con recientes palabras de nuestro Presidente Díaz Canel reitero que “ninguna amenaza de represalia contra Cuba, ningún ultimátum ni chantaje del actual gobierno estadounidense va a desviar la conducta internacionalista de la nación cubana, pese a los devastadores daños humanos y económicos que el bloqueo genocida provoca a nuestro pueblo.

Cuba sigue confiando en sus fuerzas, en su dignidad y también en la fuerza y la dignidad de otras naciones soberanas e independientes. Sigue creyendo también en el pueblo norteamericano, en la Patria de Lincoln, que se avergüenza de quienes actúan al margen de la ley universal en nombre de toda la nación norteamericana”

Compañeras y compañeros: Es impostergable que todos los latinoamericanos honestos alcemos nuestra voz unida y defendamos una América Latina y Caribe unida en su diversidad, en la que prevalezcan el respeto, las relaciones de amistad y cooperación, que se establecen la Proclama de la América Latina y el Caribe como Zona de Paz.

Tenemos la convicción de que todos juntos podemos contribuir a que prevalezcan la paz y la justicia en Nuestra América y por eso termino mi intervención con palabras del compañero Raúl Castro, Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba, el pasado 1 de enero, al cumplirse los primeros 60 años de nuestra Revolución victoriosa:

“Quienes se ilusionan con la restauración del dominio imperialista en nuestra región deberían comprender que América Latina y el Caribe han cambiado y el mundo también”

Patria o Muerte / Seguiremos Venciendo!

Ven y comenta