Artículo

Vecina huyyyga

"Vestidas con colores que respiran Caribe y su danza es mar, es remar al horizonte turquesa y cruel, la mirada subversiva de la siempre libre, mas atada a grilletes". Maribel Núñez , periodista, feminista y activista social de la afrocaribeñidad.
"Vestidas con colores que respiran Caribe y su danza es mar, es remar al horizonte turquesa y cruel, la mirada subversiva de la siempre libre, mas atada a grilletes". Maribel Núñez, periodista, feminista y activista social de la afrocaribeñidad.

"Vestidas con colores que respiran Caribe y su danza es mar, es remar al horizonte turquesa y cruel, la mirada subversiva de la siempre libre, mas atada a grilletes". Maribel Núñez , periodista, feminista y activista social de la afrocaribeñidad.

 

Santo Domingo, República Dominicana.

Las danzas. Tienen la hermosa peculiaridad de hacer que espectadores salten en el Caribe de isla en isla, de cultura en cultura, logrando mostrar lo que nos une, que tan iguales la afrocaribeñidad. 

El pasado de esclavizada/os, que siempre, muy a pesar del colonialista y sus crueldades, se fue libre en el toque de los tambores partícipes de conspiraciones, en la música, en sus viejos cantos, en la danza: surgen dolorosas nostalgias, el cimarronaje, y el regreso al nunca más.

 

Niñas crecidas y criadas en la marginalidad que se cultiva en la comunidad negra de Los Mercedes, La Victoria, municipio Santo Domingo Norte, con falta de escuelas, hospitales, alimentación; aun no siendo batey, algunas hasta sin documentos, como las actas de nacimientos, mas, todo eso jamás le quita brillantez, seguridad y sapiencia para exponer, para bailar, para tocar, crear ritmos que enriquecen nuestras culturas negra y en cada toque, en cada movimiento ejercen de maestras.

 

Su escenario, la inmensa verde grama bordeada de troncos, gravitando siempre las sabidurías de tatarabuelas que plantaron sobrevivencias, en donde pueden presentar un performance como “Danzas sin fronteras”, o “Nada permanece tanto como el llanto” del haitiano Jacques Viau o quizás, las simbologías de la África del destierro y los colores de la danza en las letras de la puertoriqueña Yolanda Arroyo:

"Para entonces Wanwe vuelve a pensar en su madre, en el juego de los hombros, en Bosúa y su joven novio, en sus hermanos, en las lianas de burkeas, las raíces de la ceiba, en las cebras, los jabalíes… ya los vecinos del Imperio del este la tienen amarrada y la transportan a la orilla".

Vestidas con colores que respiran Caribe y su danza es mar, es remar al horizonte turquesa y cruel, la mirada subversiva de la siempre libre, mas atada a grilletes.

En el espejo de la vida, nos miramos, vivimos, matamos y recreamos el tiempo desde la inconsciencia del ser, sin tomar en cuenta necesariamente el qué somos, aunque el qué somos no se creó ahora, sino que viene desde las profundidades del Ser en el tiempo, nos haga dar cada paso de nuestras vidas, que cual telarañas crearon las abuelas de los abuelos hasta la nieta:

Marily Gallardo, negra consciente de la isla Haití o Quisqueya, maestra de la danza dominicana, consciente de las profundidades del ser afro, de resistencias que siempre estuvieron como armas el tambor, el fututo, danzar la noche alrededor del fuego… y ella, con danza, música, hace que niñas “negras” de la olvidada Los Mercedes encuentren su ser no consciente heredados del canto de la siembra, la cosecha, el pregoneo y es Kalalú Danza.

 

 

Fuente:

Agenda de la Mujer Dominicana. Mujer y Danzas 2018.

Editada por Virtudes Alvarez.

Editora Mediabyte, S.R.L. Santo Domingo, D. N. República Dominicana.

Fotografía: Acento.com.do. Bailarinas: mujeres de la candela. Kalalú danzas escénicas, dirigida por Marilly Gallardo.

Ven y comenta