Artículo

Virtudes Alvarez presenta nuevo libro

 

Virtudes Alvarez, presentó su nuevo libro "Mujeres. Huellas, Mirada y Resistencia" en su ciudad natal, Bani. Fue un masivo acto caracterizado por la pluralidad política y social del público asistente, la carga emotiva y el sentimiento de izquierda así como el calor humano de varias generaciones de banilejos que durante mas de dos horas acompañaron a la autora en la tarde del domingo 2 del presente mes, cuando se clausuró la  Feria Regional Sur del Libro, Peravia 2014.  

El acto  inició con las palabras de la señora Julia Castillo, artista plástica y directora del Centro Cultural Perelló, quien además es la autora de "Desconstrucción", arte que ilustra la portada del libro; a seguida intervino la Doctora Joseline Peña Escoto, prologuista, quien reinvindica el carácter multifacético del mismo asegurando "que será de lectura obligada para todas las personas que deseen reencontrarse con las mujeres que marcaron la historia de la humanidad,  desde la política y la filosfía hasta las matemáticas y la literatura, aunque sus aportes  se hayan publicado  con la firma de sus esposos, padres y hermanos porque la sociedad entonces no aceptaba como bueno y válido a mujeres quue leyeran, escribieran o tuviesen pensamiento propio.

Manuel Salazar, secretario general del Partido Comunista del Trabajo (PCT) presentó el libro, casi pidiendo permiso al público presente, "porque quería hablar de la autora, y no de su libro; es de las pocas militantes revolucionarias, que a excepción de la generación de intelectuales formados en el viejo PCD, se ha atrevido a escribir sus reflexiones, a sistematizar por escrito sus ideas. Cuales sean ", aseguró.

A continuación una reseña de lo dicho por Virtudes Alvarez:

La publicación de Mujeres. Huellas, Mirada y Resistencia es un  punto de llegada y motivo para celebrar el final éxito  de una nueva jornada, una nueva meta que hubiese sido imposible lograr sin el concurso –como siempre - de las heroínas y héroes anónimos de todos los procesos.  Como he dicho otras veces, no es el libro de Virtudes Álvarez, es el libro de mucha gente; coautores y co protagonistas silenciosos.

Es de rigor agradecer y no por un cumplido!, la entrega y paciencia de Manuel Salazar, secretario general del Partido Comunista del Trabajo –PCT por sus palabras y acompañamiento en este proceso; por la pasión de su entrega e insistencia sobre la necesidad de la lectura, del estudio, de la formación integral de los y las militantes revolucionarias; en múltiples ocasiones les hemos escuchado decir “estamos desafiados a superar la contradicción de lo mucho que hay que saber para transformar la sociedad, lo poco que sabemos, y el pequeño esfuerzo que realizamos para superar ese déficit”, y tiene razón el camarada! 

Gracias infinitas a la Dra.  educadora Joseline Peña Escoto, por la rigurosidad y pasión que puso al escribir el prólogo de la obra;   a mí también muy querida Julia Castillo, directora del Centro Cultural Perelló, por sus aportes, porque ha prestado su arte, que es casi lo mismo que su vida! para la portada de Mujeres. Huellas, Mirada y Resistencia.

Quiero dedicar esta publicación  especialmente, a los pueblos haitiano y palestino que en el último siglo no han  cesado en sus luchas contra un enemigo común, que es también enemigo principal del pueblo dominicano, el Imperialismo Norteamericano que les ha subyugado y sometido casi hasta el genocidio.

…porque con esos pueblos estamos en deuda…porque es insuficiente cualquier muestra de solidaridad internacional. Especial dedicatoria a sus valientes mujeres, presentes en cada lucha y en cada acto de esperanza liberadora; a ellas porque son símbolos de resistencia y trabajo, de amor a la vida y a la libertad.

Al pueblo haitiano a través de Jacques Vieau, que también es nuestro Jacques Vieau, poeta antiimperialista de una isla; a Fadua Tuqan, poeta palestina, prácticamente desconocida por nosotros, pese ser uno  de los símbolos de la resistencia de los pueblos árabes, a ella que convirtió las letras,  su inspiración y trabajo en arma y bandera de lucha por el reconocimiento al derecho que tiene Palestina a existir como nación y pueblo. Les invito a leerla.

Mujeres. Huellas, Mirada y Resistencia, es realmente un  colectivo multisectorial y disciplinario de autores que son colaboradores de la Agenda Política de la Mujer Dominicana, que editamos desde el año 2010.  Es una selección de trabajos y solo el costo de la publicación hizo imposible incluirlos todos.

Entre ellos destacan  la Dra. Milagros Ortiz Bosch, ex vice presidenta de la República; Tahira Vargas, Manuel Salazar, Ivelise Prats de Pérez, Socoro Castellanos, Dagoberto Tejeda, María Teresa Cabrera, César Pérez, Aura Celeste Fernández, Susi Pola, Cosette Alvarez, Aquiles Castro, Luz Eneyda Mejía, Fermín Álvarez, Mirna Santos, Haffe Serulle, José Rafael Sosa, Amparo Custodio, Agnes Mirquella Mateo, Miriam Rodríguez, Eulogia Familia, Bienvenida Mendoza, Glenny Villanueva,  Ivelise Russo, otras y otros.

Como mención particular de co autoría  de  Mujeres. Huellas, Mirada y Resistencia, están desde el mundo del arte Sonia Silvestre y Fernando Ureña Rib, recientemente fallecidos y para quienes pido por favor, que nos pongamos de pie y con un minuto de aplausos hagamos una reverencia por lo que fueron como personas y por su compromiso por un mejor país. Por igual compromiso social nuestro eterno agradecimiento a Xiomara Fortuna, Patricia Pereyra, Víctor Víctor, Nadal Walcott, Solange Pereyra, Denisse Español, Jael Uribe, Nery Estevez, y muchas más.

Co autoras internacionales figuran Patricia Iraheta (El Salvador), Mónica Saíz  (Argentina), Liliana Laboy (Puerto Rico) Belinda Romeu (Cuba), Ramiro Vinueza (Ecuador), Luís Eduardo Mejicano (Guatemala) y Enrique Beteta (Nicaragua).

La multiplicidad de temas y enfoques presentes en la publicación están muy relacionados con la vida de las mujeres: nuestra presencia y/o ausencia histórica en cada escenario y en todas las épocas de la historia de la humanidad; eso explica la perspectiva de análisis plural, integradora, multidisciplinaria, predominando la política por supuesto; pero visto también desde la economía, la fotografía, las artes, la caricatura , el humor y la literatura, por ejemplo.

Es una invitación a mirar las mujeres en nuestra integralidad y desde el origen de nuestra discriminación. Si nos planteamos las múltiples formas de opresión social de que somos víctimas; si queremos saber la edad de la triple opresión a que nos somete la sociedad capitalista, no nos servirá de mucho el Calendario Romano. Vayamos pues, por otras herramientas de análisis, y tomemos como referencia un acontecimiento histórico universal: la aparición de la propiedad privada sobre los medios de producción, que según la teoría marxista marco un antes y un después en la vida de las mujeres. Por la vía de los hechos –para decirlo de manera simple– nos asignó roles en la producción social y en la reproducción sexual. Desde entonces ese complicado entramado social se ha convertido en plataforma de la triple carga que nos agobia.

Opresión patronal, opresión del poder de los hombres al considerarnos una posesión suya (incluso heredada en algunas culturas) y la opresión derivada de los asignados roles sexuales y reproductivos. Triple carga, vista como normal por la clase trabajadora y demás sectores oprimidos así como por las propias mujeres en nuestro estado de alienación total, es decir de desconocimiento de nuestro valor como persona humana con todas sus implicaciones, lo que nos impide tomar conciencia y atacar las causas, no los efectos.

Este estado de triple opresión como tiene la agravante de las otras formas de opresión: Nacional (la que ejerce una nación con mayor nivel de desarrollo político, económico y militar sobre otra), la étnica, religiosa, otras.

Ante esa opresión integral, integral debe ser la lucha. Este es un desafío hoy para el movimiento de mujeres progresista y para todas las fuerzas y personas demócrata y revolucionaria que asumimos que sin mujeres no hay revolución.

Esa triple carga sobre nuestras vidas ha generado una deuda social muy alta del Capital hacia nosotras. ¡Nos la deben, nos la pagan! Es asunto de vida o muerte. De sobrevivencia y dignidad.

Un llamado final

En los últimos dos o tres años un grupo de compañeras y compañeros animan una labor de relanzamiento de la organización, educación y movilización de las trabajadoras dominicanas desde una perspectiva de clase. En otros países  igual. Parten de la premisa de que si las causas de la opresión social de las mujeres esta en el origen de la propiedad privada sobre los medios de producción, entonces la lucha por la eliminación de dicha opresión y la conquista de la igualdad social, tiene como blanco fundamental al Capital, y sus consecuencias. Como esa no es cualquier lucha, valga nuestra adhesión al llamado a integrar a dicho esfuerzo todas las dimensiones de la vida de la mujer trabajadora. A poner a volar nuestra imaginación para elevar la creatividad logrando convertir en escenario de acción cada oportunidad de vida; vamos a convertir en bandera de Resistencia todo aquello que deje huellas: las artes, la organización sindical, las redes sociales, los centros de trabajo, momentos de ocio, la familia, las ciencias, los muros de la ciudad, etc.

Los desafíos son grandes. Nosotras mucho más! La historia de la humanidad ha demostrado que nada ni nadie puede contra la fuerza e inteligencia de las mujeres cuando tenemos un propósito. Somos hacedoras de vida, que es lo único que se parece a la Libertad. Vayamos por ella. Nos pertenece.

Gracias.

Ven y comenta